La Marina de València, un viaje a través del espacio y el tiempo
31 Oct 2020 /

La Marina de València, un viaje a través del espacio y el tiempo

La Marina de València es un frente marítimo modélico en el mundo, por cómo ha sido recuperado para la ciudadanía. El antiguo puerto es actualmente un espacio público de un millón de metros cuadrados abierto a la innovación, a la gastronomía y a la náutica. En el horizonte de València conviven el ayer, el hoy y el mañana, a través de edificaciones que atestiguan diferentes épocas y usos.

Los tinglados, el antiguo varadero, el edificio del Reloj, el Docks o la grúa Cabria relatan el esplendor del histórico puerto comercial de València, que experimentó su modernización y apogeo en las primeras décadas del siglo XX.

Estas infraestructuras portuarias, de estilo modernista neobarroco, asociaron a València con el progreso y la modernidad. Y hoy, obsoletas para su uso original, se recuperan para las personas. Como es el caso del rehabilitado Tinglado 2, antiguo almacén de mercancías convertido ahora en la gran plaza de los Poblados Marítimos, donde los skaters han encontrado su pista ideal.

Como contraste, el edificio Veles e Vents. Fue construido en 2006 y concebido como epicentro social de la 32ª y 33ª America’s Cup celebrada en València. Veles e Vents es una innovadora propuesta de los arquitectos David Chipperfield y Fermín Vázquez, galardonada en 2007 con el premio europeo LEAF Award. Y de la misma época son las bases que se construyeron como sede para los equipos participantes en la prestigiosa competición de vela. Estas construcciones modulares hoy se reinventan para acoger usos relacionados con la innovación, la creatividad y la cultura.

Una de las mejores noticias de los últimos años para la Marina, ha sido permitirnos ver espacios rebosantes de vida: por ejemplo, encontramos la pérgola modernista, un escenario reactivado para programar conciertos diurnos. Esta iniciativa ha permitido que miles de ciudadanas y ciudadanos vuelvan a encontrar motivos agradables para venir a disfrutar de su marina.

Definitivamente, la Marina de València materializa un proceso de apropiación ciudadana. Un espacio amable y ordenado, que se diseña con y para las personas. Kilómetros de carril bici, zonas verdes, parque infantiles, la pista multideportiva diseñada por el joven artista Abel Matutes y realizada con vallas recicladas de la Formula 1… y -sobre todo- un mar abierto donde la última forma de navegar aún está por inventar.

Las imágenes son la mirada de María Visuals, la fotógrafa de la Agencia Districte encargada de la comunicación de La Marina desde hace años. María es, como ella misma se denomina, «los ojos de la Marina» tras más de tres años fotografiando la vida de este espacio.

Solo me falta sumergirme con mi cámara en la dársena interior.

«En estos años he crecido mucho como fotógrafa ya que he hecho todo tipo de fotografía. He fotografiado deportes náuticos, gastronomía, música, eventos muy diversos… Se podría decir que solo me falta sumergirme con mi cámara en la dársena interior», explica la fotógrafa. 

«Yo la Marina la vivo con una cámara en la mano y no la entiendo de otra manera. Una de las cosas que más me gusta hacer en la Marina es pasear con mi cámara, para mí es un conjunto de posibilidades, oportunidades y curiosidad», concluye. El resultado lo tenéis en este fantástico reportaje gráfico.

¿Quieres recibir nuestras noticias?