World Design Spotlight: IVAM
22 Abr 2022 /

World Design Spotlight: IVAM

En 1989 las noticias enfocaban a la caída del muro de Berlín, a los tanques de la Plaza de Tiananmén y a la crisis del SIDA. Ese mismo año se ponía en marcha en Valencia el IVAM, uno de los proyectos culturales más importantes de las últimas décadas y el primer museo que nació con un sólido proyecto artístico, ya en democracia, gracias a una clara voluntad política y al apoyo de la sociedad.

El Institut Valencià d’Art Modern (IVAM) fue el primer proyecto para la creación de un museo moderno y contemporáneo que se desarrolló en España fomentado por la política de las autonomías y por la necesidad de reconocer y promover el arte más reciente. Se creó oficialmente en 1986 y fue una realidad en 1989, tras años de trabajo en su construcción y su concepción.

El Institut Valencià d’Art Modern se instalaba en un edificio de nueva planta que los arquitectos valencianos Emilio Giménez y Carlos Salvadores levantaron en un extremo del centro histórico de la ciudad, enfrente del antiguo cauce del río Turia.

El museo para las artes más modernas daba sus primeros pasos en el barrio más antiguo de Valencia, El Carmen, bajo la visión artística de Tomás Llorens. Llorens había sido, hasta ese momento, director del Centro de Arte Reina Sofía (MNCARS) y, después del IVAM, sería durante mucho tiempo conservador jefe del Museo Thyssen-Bornemisza. 

Le acompañaba en la aventura de levantar conceptualmente un museo desde cero un joven Vicent Todolí, comisario y gestor artístico que, tras su brillante paso por el IVAM, dirigiría el Museo Serralves de Oporto y, posteriormente, la Tate Modern de Londres.  

El histórico día de la inauguración del IVAM, ya con Carmen Alborch como directora, la reina Sofía y toda la comitiva institucional pudieron ver obras de Saura, Tàpies y Chillida; la sala dedicada al cartelista José Renau, pionero de la vanguardia artística valenciana de los años 30, y la muestra antológica del Equipo Crónica. La inauguración oficial también se interesó por la exposición permanente del pintor impresionista Ignacio Pinazo, cuya colección había comprado el IVAM. 

A finales de ese año 89, los visitantes del IVAM se iban a encontrar, tras hacer largas colas para entrar al museo, una exposición de obras de Joaquín Sorolla que marcaría un hito en cuanto a cifras de asistencia e intentaría, a la vez, romper con la visión más tópica del artista.

El Institut Valencià d’Art Modern se instalaba en un edificio de nueva planta que los arquitectos valencianos Emilio Giménez y Carlos Salvadores levantaron en un extremo del centro histórico de la ciudad, enfrente del antiguo cauce del río Turia. Un espacio que hoy en día cuenta con una superficie de 18.200 metros cuadrados. 

El museo, que colocó a la ciudad en el mapa del arte internacional, alberga ocho galerías destinadas a exposiciones permanentes y temporales. Una de ellas, la Sala de la Muralla, tiene acceso independiente y muestra los cimientos de la antigua muralla medieval de Valencia, construida en la segunda mitad del siglo XIV. 

La intencionada paleta restringida de materiales que se utilizó en su construcción, compuesta por hormigón visto y enlucidos blancos, tenía como finalidad ofrecer una desnudez que resultara neutral a la hora de contemplar las obras de arte expuestas.

El museo, que colocó a la ciudad en el mapa del arte internacional, alberga ocho galerías destinadas a exposiciones permanentes y temporales. Una de ellas, la Sala de la Muralla, tiene acceso independiente y muestra los cimientos de la antigua muralla medieval de Valencia, construida en la segunda mitad del siglo XIV. 

En cuanto a las intervenciones arquitectónicas, el edificio contó con una ampliación en el año 2000 hecha por los arquitectos Emilio Giménez y Julián Esteban Chapapría. Más tarde hubo un intento de reforma proyectada por el equipo SANAA, Kazuyo Sejima y Ryue Nishizawa, Premio Pritzker en 2010, donde el edificio iba a ser envuelto por un prisma delimitado por una piel de metal perforado. Finalmente, esa reforma arquitectónica no se llevó a cabo.

Lo que sí se hizo fue abrir, en 2018, una subsede del museo en la ciudad de Alcoy, IVAM CADA, y está prevista la apertura, en 2023, de otra sede en el Parc Central de Valencia, en una de las naves industriales proyectadas por el arquitecto Demetrio Ribes, ahora rehabilitadas. Allí se desarrollará la parte de la programación del IVAM más experimental y vanguardista. Ribes fue el arquitecto de la Estación del Norte y uno de los renovadores de la ciudad de principios del siglo XX.

El Institut Valencià d’Art Modern (IVAM), dirigido desde 2020 por Nuria Enguita, se sitúa en el podio de las instituciones culturales más importantes de la Comunitat Valenciana, según los datos del último Observatorio de la Cultura.

Fotografía: IVAM y Turismo Valencia.

¿Quieres recibir nuestras noticias?

Suscríbete